jueves, 9 de febrero de 2017

DE QUÉ SE TRATÓ "LA MORDIDITA"?


"Cuando los velos que nublan a la mente, aunque sea por momentos, desaparecen, uno se pregunta cómo es posible que podamos sentirnos ilegítimos dentro de esta rica, poderosa e imponente tierra en la que habitamos. Uno se pregunta cómo puede creerse lo que en otras instancias se cree. Y aunque sabe que es parte del viaje de perderse, y permitirse jugar a ser lo que de ninguna manera es, no deja de preguntarse cómo es posible que exista un mecanismo tan poderoso y perfecto como la lógica que hace sentir al humano impotente, no merecedor, culpable y avergonzado de ser lo que es. Cómo es que llegamos a creernos que precisamos esclavizarnos para ganarnos el pan “con el sudor de nuestra frente”, cómo es que llegamos a creernos que la vida consiste en sostener cuatro o cinco elementos emocionales a salvo, y seguir sobreviviendo con la mejor de las sonrisas posibles, buscando una felicidad de plástico.
Así, con esa vista que va dando el conocer la lógica que opera en la percepción humana, podemos tener el suficiente oxígeno para admirarnos con semejante diseño, para agradecer, incluso, el detalle y perfección y dedicación de semejante viaje.
Amantes del ser humano, amantes de su diversidad y de la profundidad, y de la valentía y la cobardía de las que somos capaces. Los Mutantes son amantes hasta por los poros de la piel, hasta el núclo de las células de su cuerpo, amantes admirados con la existencia, y con el abstracto que da lugar a esa existencia. Locos exagerados y perdidos en la inmensidad de una vida que, por momentos, parece no acogerlos, porque no se dan cuenta de que se excluyeron por voluntad propia. Legítimos habitantes de esta rica y poderosa tierra en la que habitamos.
Mutantes que dejan que su piel mude en el invierno, y que lo haga a través de las presiones del entorno, y de las presiones que sienten dentro de sí.
Locos amantes de la incertidumbre, que juegan a perseguir lo cierto y después se desgarran para abandonar aquella falsa sensación de seguridad.
Mutantes, en todas sus versiones y diseños, jugando a equivocarse profunda o ligeramente, a desarrollar mayores o menores márgenes de error, a enrolarse como kamikazes en la existencia, o a jugar más flojito en la liga local.
Mutantes, seres humanos que se abren para dar paso a lo no humano que les muta, y que les da a luz desde el abstracto. Inhumanos maravillados con el humano que llegaron a construir.
Como dice Ricky Martin, si Dios puso la manzana fue para morder... Ahora,
¿de qué se trató la mordidita?... palabras mayores

domingo, 1 de enero de 2017

Traducciones de Libros para Mutantes Unkido

Ya están disponibles las traducciones de los siguientes libros:

THE EMPTY EFFECT, EL EFECTO VACÍO, en Inglés. Traducido por Gloria Premoli Maffezzoni. 
 Link de compra del libro físico en Amazonhttps://www.createspace.com/6830602


ONESTÁ BRUTALE, HONESTIDAD BRUTA, en Italiano. Traducido por Adriana Mejia Cardenas. 
Link de compra del libro físico en Amazonhttps://www.createspace.com/6830608

Para obtenerlos en pdf, escribe a contactounkido@gmail.com


miércoles, 16 de noviembre de 2016

Libros para Mutantes: opciones de compra





LIBROS PARA MUTANTES de Unkido

¿Cómo puedo adquirirlos?

Depende de en qué lugar estés y qué formato elijas.

*Para el formato en pdf tienes las siguientes opciones:

-Puedes hacer un ingreso del precio correspondiente al libro que desees, en la dirección de Paypal eventosunkidolgc@gmail.com. Los precios de cada libro los puedes ver en www.unkido.com/libros. Después nos envías un correo electrónico a esa misma dirección, y te enviamos el archivo pdf.

-Puedes también, si estás en Argentina, descargar los pdf a través de www.bubok.com.ar/autores/laurafdez

*Tienes también los libros disponibles en kindle Amazon. En www.unkido.com/libros están los enlaces de descarga.

*Si quieres el Ejemplar Físico, tienes distintas opciones:

-Puedes pedirlo directamente desde Amazon, a cualquier parte del mundo. Encontrarás los links a Amazon en www.unkido.com/libros, en la imagen del libro que desees comprar.

-Para Argentina tienes dos opciones:
Si estás en Córdoba, contacta con José Mataloni en eventosunkidolgc@gmail.com y él te dirá los libros que tiene disponibles en ese momento. Solo hace entregas en Córdoba.

-Para el resto del país puedes hacer el pedido a través de www.bubok.com.ar/autores/laurafdez

-Si estás en España o en Europa, y no quieres hacer tu pedido por Amazon, puedes contactar con Laura F Campillo en contactounkido@gmail.com, y te envía el ejemplar que pidas a tu dirección.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Ver y No validar: Tránsitos del proceso

ASUMIR EL CONFLICTO (Fragmento del libro "Ver y No Validar: La Semilla de una Nueva Percepción. Ya disponible en pdf escribiendo a eventosunkidolgc@gmail.com)

Es muy frecuente, cuando vemos un conflicto, intentar rechazarlo y no asumirlo. ¡No puede ser que seamos o sintamos o que nos pase aquello! Es decir, nos resulta feo, o incómodo, por ejemplo, por nuestros valores, o por miedo, etc.

Entonces, automáticamente, optamos por no asumirlo,  cargándolo, en vez de aceptar el conflicto en forma consciente, para así poder comprender el alfa y el omega del problema, o del tema. Si lo rechazamos, solo estamos abriendo tiempo, porque se seguirá presentando para que sea desmantelado.

Cuando lo niego, por lógica, no puedo trasmutar aquel conflicto “fundante”. Y por ello, no tengo su “combustible”, o el espacio para el Observador Original, porque el conflicto está ocupando espacio en mi consciente. Pero cuando asumo el conflicto, este Observador Original, me ofrece la estructura lógica que creó dicho conflicto.

Aquí tenemos que apuntar a algo esencial: cuando digo que tenemos que asumir el conflicto para que sea desmantelado, la identidad va a percibir esto como que tengo que hacer algo, un esfuerzo, o tratar de ser valiente para entrar en el conflicto y en realidad estamos hablando de verlo desde otra perspectiva.

Se trata, no de cargar el conflicto resignadamente, ni de “enfrentarlo” con valentía desde la identidad, sino de tomar la decisión de ver ese conflicto desde un lugar diferente; es decir, cuando estoy dentro del conflicto ya sé que mi percepción está interferida por los marcadores, es decir, que estoy identificándome con un observador del pasado, que me da la perspectiva del pasado de ese conflicto. Ahí me abro a que existe otra percepción para poder verlo sin carga, una percepción que viene desde el Futuro, aunque en ese momento no pueda verlo. Ahí estoy haciendo un enlace lógico, solo con asumir que estoy en distorsión, y por tanto, no valido las soluciones de programa que vienen a mi cabeza mientras estoy en el conflicto, pues estas soluciones son del Pasado. Simplemente las observo sin juzgarme, solo para conocer cómo es ese programa que me ha llevado al conflicto. Esta observación lo va desmantelando.

Rechazar  = 83
En realidad, rechazar es una validación negativa desde el plano mental, es decir, rechazo algo porque creo que es posible que suceda, de modo que el rechazo está tratando de huir de una creencia, en lugar de desmantelarla, y así le está dando cuerpo.

Por ejemplo, si rechazo ir al médico, no es lo mismo que elegir no ir al médico. En el primer caso, lo rechazo porque tengo miedo, supongamos, aunque trate de auto-engañarme, diciéndome que no voy porque no creo en el sistema. Seguramente, veo al médico como una amenaza, porque tengo validada la idea inconscientemente. Sin embargo, en la segunda opción, elijo no ir pero no tendría miedo a ir, de modo que allí no hay ningún rechazo. Simplemente, elijo no ir porque le veo la lógica lineal. Si elijo y puedo ver lo que me está pasando, el Observador Original, entonces, puede desmantelarlo.

Ahora veamos el resultado de rechazar (83). Cuando tenemos un 8 al comienzo, tenemos un impulso de torsión original, pues el Observador Original ejerce una constante mutación. Pero cuando la identidad está fija en una idea (3), ese impulso de torsión la fija aún más, de modo que se hace recurrente, o simplemente la interfiere de alguna manera. Así, el rechazo, nos trae la idea una y otra vez a la cabeza, o a la biología.
Sin embargo, cuando asumo la idea y la carga que implica, como dijimos, el observador original puede torsionarla, y ese movimiento del 8, efectúa una constante mutación de la idea.

Cargar = 50
Otra de las alternativas que nos ofrece la divergencia para abrir tiempo, es cargar lo que hay en el circuito. Por ejemplo, si en mi circuito hay culpa, puedo cargarla con resignación, lo cual en algún momento me va a llevar a tratar de ponerla afuera, culpando a algún otro. Esta situación me deja el circuito funcional a la identidad. Entonces ésta se en-carga como puede de gestionar esa culpa. Así la culpa actúa como tapón al plano 5. Pero cuando puedo ver cómo cargo, voy permitiendo que torsione la identidad, y empiezo a asumir en lugar de cargar.

La palabra culpa, justamente, suma 55, lo cual nos está hablando de una puerta que cierra o abre ese plano 5. De este modo, cada vez que sintamos culpa o que nos detectemos culpando a otro, podemos declarar esa culpa enlace a nuestro plano 5.

Asumir = 84
Asumir es la torsión (8), del 4º plano. Siguiendo con el ejemplo que expresé en la palabra rechazar, asumir sería darme cuenta de que no quiero ir al médico porque me da miedo lo que me diga. Como vemos, asumir es una instancia más profunda en la que me encuentro con mi propia identidad asustada, y la acepto tal y como es, me permito sentirla, así permito la torsión original (8), de esta identidad (4).

Divinadas: como un cerezo en flor

Deja ya de autoengañarte, corazón, deja de esforzarte por ser esa persona a la que todos pueden acudir a contarle sus problemas. Siento comunicarte que esa meta que buscas es profundamente falsa. Deja ya de buscar la aprobación de aquellos a quienes quieres, no la necesitas, ni ellos necesitan que busques su aval para tu vida. Deja ya de esforzarte por hacerle la vida mejor a los demás, disculpa que te diga que esa idea de lo que sería una vida mejor para los otros, es solo tu idea, y que ese molde no encaja más que en ti.

Deja ya de vender el egoísmo como generosidad, ya es obvio que todos esos actos solidarios y generosos, los haces para sentirte mejor contigo mismo. “Lo hago por ti”, dices, pero la verdad, la verdad de la verdad que anida en lo profundo de ti, es que lo que haces, lo haces por ti, lo haces para no sentir miedo, lo haces para no sufrir tú, lo haces para ganarte el cielo, quizás, sacrificándote por “los otros”... pero a fin de cuentas, lo haces por ti.

La buena noticia es que descubrir todo esto no te hace peor persona, sino que te hace libre, y libera a tu entorno de la atadura de tu esfuerzo por mejorar, por ser buena persona y por ayudarles. La buena noticia es que estás empezando a conocerte verdaderamente, y que esa verdad te va a hacer florecer como un cerezo en primavera. Ese florecimiento genuino es lo único que puede dar oxígeno a tu alrededor. 


miércoles, 3 de agosto de 2016

Divinadas...




Me observo, observo las estructuras y las reacciones que componen este yo, en la neutralidad de ser un investigador del laboratorio del propio ser. Observo sin esperar resultado, más que conocer aquello que me compone, sin pretender cambiarlo, sin tratar de mejorarlo, sin juzgar las reacciones y emociones inconfesables que habitan lo profundo de este yo. Entonces, poco a poco, va brotando algo que nada tiene que ver con lo que veo, algo que incluye todo amorosamente, algo que, en sí mismo, es destructor de lo que veo y creador de lo desconocido, que descompone la lógica con la que estaban unidos los elementos reactivos, y me las devuelve unidas en una lógica completamente nueva, amorosa y brillante.

La belleza, así, va surgiendo como resultado de la exploración “científica” de lo que me constituye como un yo, no porque mi alma de artista busque la belleza, sino porque el resultado natural de aquella investigación neutra, la da como fruto.

El artista, entonces, veo, ya no soy yo, ya no dirijo hacia dónde colocar los elementos para que sean bellos, sino que permito, cooperando con aquello, no con una fe ciega que me haga instrumento de un intermediario, sino como elemento interviniente, alimentado por la lógica de lo que se va creando. La lógica dirige y renueva todo el tiempo. Es un arte que no está sometido a ningún parámetro, ni siquiera el de la belleza.